2/22/2011

Un Paraiso Olvidado

Por: Rubén Díaz
http://www.baitoaprimero.net/
Recuerdo en mi niñez, refiriéndome entre los 9 y 12 años de edad, mis amigos y yo al salir de la escuela que en esa ocasión estudiábamos en la mañana, todas las tardes nos reuníamos a jugar en los diferentes patios del vecindario entorno a donde vivíamos, recuerdo que se nos tenia prohibido subir al poblado, créanme era así, solo mirábamos el parque cuando nos tocaba ir a la policlínica para los acostumbrados chequeos que nos hacían de niño y cuando íbamos al catecismo.
Como comprenderán esa razón nos llevó a buscar otras áreas de Baitoa para extender nuestro inconsciente deseo de jugar y jugar sanamente como solía ser en esos tiempos.
Los mencionados ahora fueron mis amigos de infancia, Ricardo Pineda, Neney Martínez, Martin el de Isabel la hija del legendario Jardín (Mi Cuñado) Luis Y Berto Hijos de Sergio el de María la de Pulguita, Wilfredo Y Berto Núñez, Juan el de Catana (aunque mayor que nosotros) Chichi el Nieto de Calin, Juan Isidro y Michel Pérez entre otros.
Con el pretexto de ir a jugar al arroyo nos fugábamos para la carretera del puente, así le decíamos el grupito de amiguitos, refiriéndonos al pie de la carretera de la lima, allí nos encontrábamos con mas amigos, Los hijos de Herminia (Nolasco, Marcos Y Osiris). Recuerdo que esa carretera todavía tenia asfalto y era muy atractiva para nosotros.
Al recordar eso me he puesto a pensar, como han cambiado los tiempos y que olvidado esta ese rincón, en la época que decidimos organizar a Baitoa con los nombres de las calles también le dimos nombre a ese sector que se le decía Rincón Bellaco y ahora El Paraíso me gustaría que ese bello y acogedor lugar baitoero salga del olvido y se diseñe un plan urbano que incluya el puente que una vez estaba en proyecto sobre la calle ahora peatonal que se dirige a Camboya, si las autoridades municipales ponen de su parte esto puede ser una realidad a corto plazo con aceras y contenes y unos 500 metros de asfalto se incentivaría a mas personas a construir en esa zona, entonces así crecería significativamente el área urbana de nuestro pueblo, por lo tanto veremos un rincón convertido en un verdadero PARAISO.
Rubén Díaz